Entrevista a Lucas Marcheggiano: “Fui a comprar veneno para hormigas y allí estaba él”

Este 26 de noviembre se estrenará el documental “Un enemigo formidable”, de Lucas Marcheggiano, que sigue a un excéntrico detective de plagas por la ciudad de Buenos Aires.

¿Por dónde comenzó la idea de hacer un documental sobre un desratizador?

A Carlos Borghi, el  protagonista de este  retrato  documental, lo conocí por casualidad un día que fui a comprar veneno para hormigas a una veterinaria, allí estaba él y comenzamos a conversar  desinteresadamente de mi parte. Carlos empezó a  contarme la vida de las hormigas, de las  pulgas, los escorpiones y las cucarachas. Pero cuando llegó a los roedores comenzó a caminar en círculos y su relato se convirtió en un discurso apasionado. Casi a los gritos dijo que las ratas lo desafiaban día a día, le exigían estar alerta todo el tiempo, que son el ser vivo más inteligente que hay en la tierra y que para poder seguirlas y controlarlas él debía  usar su cerebro al 100 por ciento. En una de las pocas pausas que hizo o felicité por hacer el trabajo con tanto profesionalismo y vocación y me contestó sonriente: “Yo a este trabajo lo llevo en la piel”, levantándose la remera para mostrarme un tatuaje de una cucaracha en su hombro. Me dije y le dije: ¿Hacemos un documental de todo esto? Lo aprobó sin meditar.

¿Tuviste complicaciones durante el rodaje? ¿Alguna anécdota en especial?

No existe rodaje sin complicaciones, hubo varias pero como por ejemplo, el primer día era de noche y en la calle, de repente comenzó a llover muchísimo, zafamos con un paraguas que yo tenía en el auto. Al entrar a la casa de uno de los clientes, los lentes de la cámara se empañaron y tuvimos que seguir, ya que no podíamos perdernos lo que estaba sucediendo, con un lente de 75 mm  al que curiosamente no le había pasado nada.  Así que muchas escenas quedaron con planos muy cerrados.

Otro problema fue que en la fábrica de chocolate donde íbamos a filmar, el día que llegamos todo el equipo de gente más el equipamiento alquilado, se arrepintieron de permitirnos grabar allí y tuvimos que suspender la grabación  por unos días hasta conseguir otra fábrica. Solidariamente el  equipo técnico no quiso cobrar esos 3 días que íbamos a filmar ahí, si tuvimos que pagar un porcentaje del equipo de luces y cámara.

Anécdotas también hubo varias:  pero la primera que se me viene a la cabeza y que representa lo que es el espíritu del cine de bajo presupuesto es que para una escena, donde Carlos tiene que perseguir a un montón de ratas dentro de una fábrica, alquilamos ratas de laboratorio, (teñidas de negro) porque las ratas salvajes son peligrosas, pueden transmitir enfermedades, no sé por qué la persona que nos tenía que traer los roedores entendió mal y en vez de traernos 6 ratas vivas y una muerta trajo  solamente una viva y una muerta nada más… Así que tuvimos que agudizar el ingenio y como en las películas de monstruos tratamos de no  mostrar al “monstruo” entero, y a la rata muerta la atamos con un hilito y la fuimos arrastrando por los pasillos y así la filmamos en partes. Luego soltamos a la única viva y por montaje parece que haya más de un roedor…

 

Un enemigo formidable

twe

En tu primer película, “El ambulante”, el personaje era un hombre que despertaba positivismo. Está vez en “Un enemigo formidable” todo lo contrario ¿Qué riquezas encontras en este personaje?

Carlos Borghi no llega a ser tan encantador ni motivador como Daniel Burmiester, pero el también lleva bienestar a la comunidad. He comprobado como contiene científica y emocionalmente a sus clientes cuando se sienten desesperados por la presencia de una rata en sus hogares. Esta es la riqueza principal que  encuentro en este personaje. Con sentido del humor y sabiduría controla a las plagas y a sus clientes de forma muy eficaz. Un hombre que puede vivir de su vocación, la desarrolla con creatividad y  alegría y sigue perfeccionando todo lo que puede.

¿Qué fue lo que más disfrutaste de contar esta historia?

Disfruté y padecí todo el tiempo los diferentes procesos de la película, pero hubo días del rodaje cuando veía  que las cosas habían salido  bien  o que sucedía alguna situación inesperada, cosa esencial en todo documental, sentía una felicidad enorme. Durante el montaje también disfruté mucho cuando veía que la historia crecía  y el clima  y ritmo empezaban a funcionar.  

¿Tenes pensada otra historia para contar en el futuro? ¿También documental?

Tengo algunos proyectos, para  documentales estoy investigando sobre es la curiosa metamorfosis que sufren  las personas y el espacio urbano durante la temporada de veraneo en algunos centros turísticos. Y de ficción  estoy escribiendo una historia pero aún no sé de qué se trata, cuando madure te la cuento.

You may also like

By