5 cortometrajes psicodélicos que te hacen volar la imaginación

Un viaje alucinógeno a lo más remoto de la conciencia humana

1.  “When I was Done Dying” — Dan Deacon

 

En un mundo en transformación, cualquier cosa puede dar forma a lo más impensado. El trance psicodélico a partir de la mente de cuatro de los animadores más lisérgicos de la actualidad es un estímulo visual que pocos pueden resistir. La experiencia está completa con la música que recuerda a los años dorados del descubrimiento del LSD durante los 70.

2. “Inside me” – Dmitry Zakharov

 

Un trance de luces que se desplazan a toda velocidad entre estructuras desconocidas como si se tratara de la luz intentando escapar de la densidad de un agujero negro. Un deleite visual del que es imposible separar los ojos con el ritmo adecuado para mirar embelesado a la pantalla mientras los sentidos se dislocan.

3. “Slow Life” – Daniel Stoupin

 

¿Y si paramos el frenético modo de vida actual para contemplar por un momento todas las formas de vida con las que coexistimos y nos vemos a su misma velocidad? Esponjas marinas, corales y criaturas bioluminiscentes proponen un quiebre con la paranoia moderna a través de su naturaleza.

4. “STREAM” – Roman de Guili

 

Explora las formas más increíbles de las moléculas en estado líquido a través de la óptica microscópica de Guili, quien a través de 70 horas de rodaje consiguió un resultado tan orgánico como espectacular. Sin mayor postproducción, alejado de efectos especiales o correcciones mayores, este cortometraje te sumerge en la belleza de lo etéreo y en la combinación de fluidos que normalmente pasamos desapercibidos.

5. “Other Earth” – Pouff

 

Un viaje al interior de las estructuras más perfectas de la naturaleza, los fractales, con el toque necesario de lisergia en un ambiente denso y multicolor. La conciencia se distorsiona y el instante en que los sentidos se pierden entre la fantasía y la realidad se emula a la perfección en este cortometraje.

You may also like

By